Portada » Mi gata está preñada – Razas de Perros y Gatos

Mi gata está preñada – Razas de Perros y Gatos

image0027-2105197

Gata preñada

¡Qué buena noticia! ¡La familia se agranda! Pero es lógico que junto a la alegría de saber que habrá nuevos hermosos gatitos en casa, nos preocupemos por el bienestar de nuestra gata preñada.

Por eso hoy vamos a ver cuáles son los cuidados que necesita para llegar al parto lo más saludable posible.

El embarazo
La gestación en los gatos tiene una duración de, aproximadamente entre 58 y 65 días. Por lo general el parto de una gata se produce luego del día número 60 contando desde el apareamiento.

Es normal que durante el embarazo, el apetito de la gata aumente y se muestre más apegada a su dueño. Recién a partir de la tercera semana de gestación, el veterinario puede palpar los gatitos.

El aumento de tamaño recién se evidencia luego de la quinta semana. Si esto no sucede hay que consultar de manera inmediata al veterinario.

La alimentación de la gata durante la gestación es muy importante. A partir del último mes, se recomienda mezclarle con su comida alimento balanceado para gatitos. Igualmente el veterinario sabrá darte las indicaciones adecuadas para asegurarte que tu gata reciba los nutrientes que necesita en esta etapa tan importante.

Buscando el mejor lugar
Lo más probable es que la gata preñada, a partir de la semana nueve empiece a buscar un lugar tranquilo, seguro y cálido para parir.

Si queremos podemos prepararle el lugar en algún tipo de canasto. En el fondo se puede poner diario, para dar calor, y arriba algunas toallas. Aunque no es seguro que ella elija este lugar, muchas gatas tienen a sus crías en lugares como roperos o debajo de alguna cama.

A medida que se acerca el momento del parto, es normal que la gata esté inquieta y que maúlle más de lo acostumbrado.

image004-3400361

Gata y sus crias

Llegó el día esperado
Cuando una gata está en trabajo de parto, debido a las contracciones, se pone en la misma posición que cuando defeca. Desde que comienza el trabajo de parto puede demorar hasta una hora el nacimiento del primer gatito. Entre un gatito y otro puede haber un intervalo de diez minutos hasta una hora.

Cada gatito tiene su propia placenta, que la madre se encargará de romperla con sus propios dientes, lo mismo hará con el cordón umbilical. Por lo general la gata aprovecha lo que demora en nacer el próximo gatito, para higienizar a los que ya han salido.

El parto de una gata puede durar casi un día, una vez que ha parido todas sus crías, la gata los acerca a sus tetillas para que comiencen a alimentarse. Es muy importante que tenga comida y agua mientras está pariendo, son muchas horas y necesita recobrar fuerzas.

No interferir
Una gata parturienta, al igual que el resto del mundo animal, tiene la capacidad para afrontar su parto sola. A veces con la intención de ayudarla terminamos poniéndola nerviosa y arruinamos un momento tan íntimo y único para ella. Por supuesto que si se presenta alguna complicación, no dudaremos en llamar al veterinario. Pero si esto no sucede, conformémonos con presenciar y disfrutar algo tan maravilloso que la naturaleza nos da; el milagro de la vida.

Si tu gata ya pasó por esta experiencia, no dudes en escribirme para contarme.