Portada » Nada mejor como una buena siesta – Razas de Perros y Gatos

Nada mejor como una buena siesta – Razas de Perros y Gatos

image00137-5989744

El gato y el raton

Si hay algo que me da mucha envidia es ver a los gatos dormir. Es que lo hacen tanto y tan placidamente que cualquiera que padezca de insomnio, daría lo que sea por dormirse con la misma facilidad que un gato.
Por eso, hoy te voy a contar por qué son tan dormilones estos animalitos.

Ellos y nosotros
Los gatos, aunque no lo creas, pasan más de la mitad de su vida durmiendo. Ellos pueden dormir durante 12 a 20 horas por día. Eso sí, su estado de alerta sigue despierto, no olvidemos que son cazadores y estar atentos es vital para sobrevivir en la vida salvaje. Comparémonos un poco, nosotros tenemos el 20% de sueño liviano, mientras que los gatos un 70% de su sueño es ligero. Si lo llevamos a tiempo real, podemos decir que los gatos mantienen un sueño liviano durante 8 a 13 horas diarias. Mientras que nosotros, los humanos, sólo lo hacemos como mucho por dos horas.

Ves? Nosotros dormimos menos tiempo que ellos, pero nuestro sueño es más profundo.

Qué los hace dormir?
Pero no lo hacen de puro dormilones que son, tienen sus motivos, veamos algunas de las cosas que regulan su sueño.

  • Supervivencia: así es, en su hábitat los gatitos cachorros duermen muchas horas, incluso más que los bebés humanos. Esto hace que su madre pueda salir a cazar tranquila, ya que el gatito no huirá ni atraerá a posibles predadores. Además, mientras duermen la hormona que regula el crecimiento es liberada.
  • Clima: cuando la temperatura es baja, los gatos duermen más tiempo. De esta manera ahorran energía y se mantienen calentitos.
  • Hambre: un gato que debe salir a buscar su alimento, duerme menos, ya que dedica gran parte de su tiempo buscando comida. No pasa lo mismo con los gatos domésticos que tienen su ración asegurada.
  • Edad: no sólo cuando son jóvenes duermen mucho, esto también sucede cuando los gatos envejecen.
  • Actividad: un gato aburrido, encerrado que no tiene con que entretenerse, seguro va a pasar más tiempo durmiendo que aquél que tenga con qué o quién jugar.
  • Sexualidad: tanto hembras como machos, duermen menos cuando están en celo. Esto es porque le dedican gran parte de su tiempo a marcar territorio y luchar los machos, y las hembras tratando de cautivarlos.
  • Necesidad: exactamente, los gatos por naturaleza necesitan dormir. Impedírselo hará que se estresen bastante, por más que los gatos domésticos no necesiten ahorrar energía, hay algo más fuerte; su instinto y origen salvaje.

El lugar ideal
Por lógica, en verano buscarán lugares frescos para sus siestas y cálidos en invierno. Pero además de buscar la comodidad, procuran un lugar seguro. Por eso es muy común que elijan nuestras camas para dormir. Y no es solamente porque nuestro colchón sea confortable, sino porque sienten nuestro olor y esto los hace sentir protegidos.

Seguramente de ahora en más cuando lo veas dormir plácidamente sobre tu cama, no le dirás nada para que se baje.
No olvides escribirme, ahora me voy a dormir porque ya me dio sueño…